Limpieza facial como rutina para conseguir una piel luminosa

Limpieza-facial

Para conseguir tener una piel uniforme y luminosa, una rutina muy importante que tienes que conseguir realizar día a día es la de la limpieza facial. Y es que nuestro rostro, con el paso del tiempo, va perdiendo la uniformidad y la luminosidad. Pero, tienes en tu mano impedir esto si dedicas un tiempo a limpiar la piel.

Razones para limpiar la piel

En el día a día, tu piel se va llenando de impurezas lo que, añadido a tu propia grasa y a la contaminación, provoca que se vayan obstruyendo los poros, impidiendo que respire de la forma correcta. Para impedir que esto suceda, tienes que tener muy presente que la limpieza facial es muy importante y que lo debes tomar como un hábito diario.

Si realizas esto constantemente, conseguirás devolver a tu piel la luminosidad y la vitalidad que ha ido perdiendo. Además, como extra, mejorarás la uniformidad y la textura de tu rostro.

 

Descongestionar

Si consigues inculcarte un ritual diario de limpieza de tu rostro, estarás luchando contra las impurezas que se acumulan, manteniéndola con un aspecto increíble.

Además, una buena opción es recurrir a una limpieza de cutis cada cierto tiempo, siendo lo ideal con el cambio de cada estación. No es necesario que acudas a un centro de belleza, lo puedes hacer en tu propia casa adquiriendo productos de calidad.

 

Equilibrar

Seguro que en algunas ocasiones has notado que tu piel está más seca o más grasa de lo que en ti suele ser habitual. Esto se puede deber al estrés, a la contaminación o a la alimentación. Pues con la limpieza que te hagas de la piel conseguirás equilibrar los niveles de hidratación y de grasa, mejorando la salud de esta y de tu aspecto.

 

Oxigenar

Una vez al mes, en uno de tus habituales tratamientos faciales, puedes aprovechar para descongestionar los poros y extraer todos los puntos negros que te sean posibles.

Este tratamiento es especialmente importante si tienes una piel grasa o que tiene tendencia acnéica, porque son pieles que producen más grasa de lo habitual en otras personas.

Sin embargo, si tienes problemas de acné, lo mejor es que acudas siempre a una centro de medicina estética para que te aconsejen sobre la mejor opción para ti y para tu piel.

 

Nueva llamada a la acción

 

¿Cómo hacer una limpieza facial en casa?

Hacerse una limpieza de cutis en tu propia casa es muy cómodo. Además, en menos de 15 minutos tendrás una piel libre de impurezas y mucho más limpia que antes. De hecho, lo mejor es que conviertas esto en un hábito diario para disfrutar de los beneficios que ya has leído. Para que todo sea perfecto, lo mejor es que sigas una serie de pasos que te ayudarán a que tu rostro quede perfecto.

1. Desmaquíllate

Es, sin lugar a dudas, el primer paso que necesitas hacer para poder actuar sobre tu piel. Lo mejor es que selecciones un producto que sea adecuado para tu tipo de piel. Ya sabes, que hay multitud de productos y no todos son válidos para todas las pieles.

Puedes utilizar agua micelar o crema desmaquillante con discos de algodón. Quítatelo de forma suave mediante movimientos circulares. Lo mejor es que utilices un producto que limpie a la vez que purifique. 

2. Limpieza en profundidad

Ya has leído que tienes que descongestionar los poros de tu piel, como mínimo, una vez al mes, para que el cutis quede mucho más limpio.  Pero, además, es una buena opción que intentes purificarla con algún producto extra.

Una buena recomendación es que profundices en una exfoliación con algún producto de calidad y que te garantice resultados. Piensa una cosa, de qué te sirve realmente la limpieza diaria de la piel del rostro si no actúas contra las imperfecciones.



Descárgate Aquí La Guía Definitiva para el Cuidado de tu Piel.

 

3. Hidrata muy bien la piel

El último paso es fundamental. Sin él no conseguirás unos resultados buenos en tu limpieza de cutis diaria. Cuando hayas terminado los dos pasos anteriores, usa una crema apta para tu tipo y tono de piel y aplícatela por todo el rostro. Recuerda que una piel bien hidratada y nutrida, es una piel sana y luminosa.

Como ves, lo ideal es mantener esta rutina de cuidado de tu piel de manera continua. No obstante, cuando necesites una ayuda extra o tengas un tipo de piel con algunas complicaciones, es importante que acudas a un especialista. En IKIGAI podemos ayudarte. 

Compartir:


Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todas nuestras novedades 📮

Últimos Posts