¿Qué es la disbiosis intestinal? Causas, diagnóstico y tratamiento

disbiosis intestinal

 

La disbiosis intestinal es una patología del sistema digestivo que provoca la pérdida de masa bacteriana benéfica o microbiota intestinal, y que suele causar problemas intestinales, aunque la sintomatología afecta en ocasiones a otras partes del cuerpo.


Este desequilibrio bacteriano en el intestino puede ser la base de alteraciones digestivas que reducen la calidad de vida como diarrea, estreñimiento, dolor abdominal o gases. También puede estar relacionada con procesos no intestinales ligados al sistema inmunitario-inflamatorio, tales como eczema atópico o migraña.

 

¿Qué es la microbiota intestinal?

La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos (bacterias, hongos, parásitos, virus y arqueas) que residen en nuestro intestino. Estos microorganismos componen entre 1 y 2 kg de nuestro peso total y colaboran en el mantenimiento del equilibrio del ser humano con el medio que le rodea. Las principales funciones de la microbiota intestinal son:

  • Prevenir la colonización de microorganismos patógenos

  • Ayudar a digerir alimentos y absorber nutrientes

  • Sintetizar vitaminas que nuestro organismo no es capaz de producir, como la B y la K

  • Estimular al sistema inmunitario

Para gozar de un buen estado de salud, es importante que la composición de la microbiota intestinal sea adecuada y esté equilibrada. Hay múltiples factores que influyen en su composición, como la alimentación, el ejercicio físico, los antibióticos, el estrés o la salud bucodental.

 

¿Qué ocurre cuando la microbiota intestinal está desequilibrada?

Este desequilibrio, conocido como disbiosis intestinal, puede ser la base de alteraciones digestivas que reducen la calidad de vida como diarrea, estreñimiento, dolor abdominal o gases. También puede estar relacionado con procesos no intestinales como fatiga crónica, cefalea, alteraciones cutáneas o dificultad para perder peso.

Es importante tener en cuenta que la microbiota es muy sensible a los cambios dietéticos y, por tanto, se puede modular. ¡Siempre estamos a tiempo de mejorarla!

 

¿Cuáles son las causas más frecuentes de la disbiosis intestinal?

Las causas más frecuentes de la aparición de la disbiosis intestinal son:

  • Abuso de antibióticos.

  • Alimentación inadecuada.

  • Dietas pobres en fibra.

  • Estrés crónico

  • Enfermedades autoinmunes con afectación intestinal

  • pH intestinal alcalino

  • Procesos inflamatorios.

Todos estos factores pueden afectar al equilibrio que debe existir en nuestro organismo entre bacterias útiles o perjudiciales, o modificar el comportamiento de las primeras. Por ejemplo:

  • Aumento de la fermentación bacteriana de proteinas.

  • La alteración de las bacterias reductoras de sulfato.

  •  El sobrecrecimiento de Candida albicans.

  •  La alteración de la permeabilidad de la pared intestinal.

  • La alteración de mecanismos inflamatorios, inmunes y endocrinos

 

disbiosis intestinal

 

¿Cuáles son los principales síntomas de la disbiosis intestinal?

Los principales síntomas son:

  • Molestias de tipo digestivo: episodios agudos de diarrea, hinchazón abdominal, estreñimiento crónico, esteatorrea, gases estomacales, mala absorción intestinal, diverticulitis, déficit de vitamina B12 o colon irritable.

  • Trastornos musculares y articulares (inflamación articular)

  • Trastornos cutáneos: Eccema, prurito, acné

  • Cefaleas y migrañas

  • Fatiga y cansancio crónico

  • Irritabilidad y dificultades para dormir.

 

Qué se analiza en el diagnóstico de una disbiosis intestinal

El estudio de disbiosis intestinal es un análisis de microbiota intestinal en heces que mide los diferentes grupos bacterianos y fúngicos que se encuentran de manera natural en el intestino para poder valorar si existen desequilibrios entre ellos. En el diagnóstico de esta patología se analiza:

  • La microbiota protectora

  • La microbiota inmunomoduladora

  • La microbiota proteolítica

  • La microbiota muconutritiva

  • Los gérmenes patógenos facultativos (Candida y Hongos)

  • Recuento total de colonias bacterianas

  • Valor del pH de las heces


Además, el estudio incluye la posibilidad de analizar parámetros (zonulina y LPS) que dan información sobre la permeabilidad intestinal y los fenómenos inflamatorios, tanto del intestino como del organismo en su conjunto.

Estos fenómenos inflamatorios pueden producir cansancio, dolor de cabeza, molestias digestivas o dificultad para perder peso.

 

Procedimiento para la realización de la prueba de disbiosis intestinal


Recogida de la muestra de heces

La muestra de heces debe recogerse en bote estéril el día que va a ser entregada o, en su defecto, el día anterior. La cantidad mínima necesaria es la equivalente a 3 nueces y la muestra debe entregarse junto con el formulario facilitado por el prescriptor de la prueba.


Consideraciones antes de realizar la toma de la muestra

Toma de medicamentos

  • Si has estado tomando antibióticos, es necesario esperar un mes tras finalizar el tratamiento antes de realizarse la prueba, ya que los resultados podrían verse alterados.

  • Si padeces estreñimiento severo y necesitas un laxante para poder recoger la muestra, es preferible que utilices un microenema o supositorio de glicerina. En ese caso, tras realizar la deposición, deberás desechar la primera parte de la muestra. No es recomendable realizar la toma de la muestra si estás tomando laxantes orales, ya que esto puede alterar el resultado.

Toma de probióticos. Si estás tomando probióticos, el resultado del análisis puede verse alterado. No es necesario que los retires, pero recuerda indicarlo en el formulario de petición cuando entregues la muestra para que pueda tenerse en cuenta en el informe.

Alimentación. La toma de la muestra debe realizarse dentro de las condiciones de alimentación habituales.

Patologías intestinales. Si padeces una enfermedad inflamatoria intestinal como la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, ten en cuenta que no es aconsejable realizar la recogida de la muestra en una crisis en curso, siendo recomendable esperar hasta que la crisis se haya estabilizado para realizar la analítica.

 

Tratamientos más habituales para la disbiosis intestinal

Los tratamientos para la disbiosis intestinal conllevan la modificación de ciertos hábitos, así como la incorporación de una dieta más saludable, entre otros elementos:

Dieta

Se deben reducir:

  • Alimentos ricos en proteína animal (carnes rojas y procesadas).

  • Alimentos ricos en grasas saturadas (ej: chocolate, mantequilla, leche de vaca).

  • Alimentos con azúcares añadidos (galletas, los cereales de desayuno o bollería).

  • Alimentos procesados con emulgentes (pan industrial, helados, o carne procesada, especialmente las salchichas).

  • Alimentos y bebidas “light”: consumo de edulcorantes artificiales (sacarina y sucralosa) y de origen natural (estevia).

  • Bebidas alcohólicas: cuanto menos alcohol, mejor.

 

Medicamentos

Como ya se comentó con anterioridad, el consumo inadecuado de antibióticos es una de las causas más conocidas de la disbiosis intestinal. Pero, además, hay otros fármacos que también pueden afectar a la flora, como laxantes, antiácidos, antidepresivos, ansiolíticos y anticonceptivos orales, entre otros.

No modifiques nunca por ti mismo una medicación pautada por el médico, pero informa a tu especialista si tomas algún tipo de medicación como la que hemos señalado.

 

Hábitos saludables

  • Reducir el estrés

  • Mejorar la calidad del sueño

  • Practicar algún deporte

 

Recuperación de la flora intestinal

  • Incluir hortalizas, verduras y frutas variadas en la dieta.

  • Consumir alimentos ricos en vitamina A,B,C, selenio y quercetina.

  • Consumir alimentos ricos en grasas omega-3 y omega-6.

  • Tomar probióticos.

  • Cocinar con técnicas de cocción variadas 

 


Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todas nuestras novedades 📮

Últimos Posts