como afecta el estilo de vida en la piel

 

como afecta el estilo de vida a tu piel

Si la cara es el espejo del alma, la piel es el reflejo del cuerpo y de la mente. Gozar de buena salud mental y de un organismo fuerte, repercute directamente en el aspecto de nuestra piel. Por ello, aunque la genética es algo que no podemos cambiar, de nosotros depende gestionar todos los factores externos y llevar un estilo de vida saludable. Si quieres conocer los mejores cuidados para una piel sana, ¡Presta atención!

 

Tus hábitos diarios afectan a tu piel

El ritmo de vida frenético que llevamos en la actualidad tiene consecuencias para nuestra piel. Por lo tanto, es fundamental aprender a vivir con la inmensa cantidad de estímulos y factores externos que nos rodean. A continuación, te contamos qué puedes hacer para tener una piel sana:

Alimentación adecuada

Una dieta equilibrada es la base para lucir una piel bonita y joven. Para ello, deberás elaborar dietas variadas combinando nutrientes y vitaminas de todo tipo.

  • Carne y huevos: Aunque en exceso contienen grasas perjudiciales para la piel a través de moléculas proinflamatorias, en su justa medida aportan gran cantidad de proteínas beneficiosas para prevenir la atrofia de la dermis y la pérdida del tono muscular.

  • Pescado: Al igual que la carne, el pescado también es rico en proteínas y su grasa es muy beneficiosa. El pescado azul contiene ácidos Omega 3, grasas poliinsaturadas, minerales y vitamina A. Además, el Omega 3 es importantísimo para disfrutar de una piel en buen estado.

  • Verduras y hortalizas: El ácido fólico que abunda en las verduras es imprescindible para tu piel. Por otra parte, aportan gran cantidad de minerales, vitaminas, antioxidantes y fibra.

  • Legumbres y arroces: Mientras que las legumbres nos ofrecen antioxidantes, fibra y minerales como el hierro, calcio y magnesio, los arroces nos dan esas vitaminas del complejo B tan necesarias. Ambos son interesantes para nuestra piel y ayudan a la depuración.

  • Lácteos enteros: Contienen dosis altas de vitamina A, pero sus grasas son saturadas y no recomendables. Es por eso que, si vas a consumirlos, te aconsejamos hacerlo siempre con desnatados, semidesnatados o light.

  • Fruta: La vitamina C de la fruta es básica para la buena conservación del manto hidrolipídico de la piel y la síntesis de colágeno. De ahí que los expertos recomiendan comer 5 piezas de fruta al día, entre otros motivos.

  • Frutos secos: Además del aporte energético conocido por todos, los frutos secos contienen grasas poliinsaturadas, calcio y vitamina E, entre otros.

Limpia tu piel a diario

Uno de los principios para poder lucir una piel sana es no descuidar su limpieza diaria. Tanto los factores internos como externos a los que estamos expuestos afectan a su vitalidad y es necesario mantener una limpieza correcta por la mañana y por la noche.

Por si no lo sabías, los tejidos se recuperan más rápido mientras dormimos debido a la mayor cantidad de oxígeno que reciben las células. Por este motivo, es fundamental que cuides adecuadamente la piel cada noche para que se cumplan los ciclos de regeneración.

Por otro lado, no debes olvidar la higiene cada mañana para eliminar el exceso de grasa que se produce durante la noche y así tener una buena salud de la piel del rostro.

Buena hidratación

Una piel bien hidratada es la mejor protección contra las agresiones externas que sufre durante el día (sol, frío, viento…), pero ¿Conoces sus ventajas?

  • Aporta fortaleza. Contribuye a una barrera protectora más fuerte y flexible y mantiene equilibrados los niveles de agua en la piel. Gracias a esto, zonas sensibles y delicadas del cuerpo están mejor protegidas de agentes como el clima, el maquillaje o la contaminación.

  • Previene las arrugas. La deshidratación de la piel es una de las principales causantes de su envejecimiento prematuro. Si no la hidratas correctamente, corres el riesgo de que pierda el colágeno que retrasa este proceso.

  • Luce más bella. Una buena hidratación devuelve el brillo natural a tu piel.

  • Evita la sequedad. Si el sol es el enemigo número uno de la piel en el verano, en el otoño e invierno lo son el aire fresco y el frío. En este caso, debes hidratarte adecuadamente según tus necesidades y teniendo en cuenta la estación.

Haz ejercicio

Practicar ejercicio físico regularmente hará que tu piel se encuentre mucho más protegida y es fundamental para llevar una vida saludable. Cuando realizamos actividad física se renuevan importantes elementos que aportan elasticidad y firmeza, como la elastina y el colágeno, que también dan ese aspecto cuidado tan característico.

Otro fenómeno beneficioso que se produce cuando realizamos alguna actividad física es la expulsión de suciedad, células muertas y toxinas mediante el sudor a modo de exfoliante natural.

Duerme el tiempo suficiente

Para conocer la importancia de dormir las horas suficientes, basta únicamente con echar un vistazo a nuestra cara un día que hayamos descansado mal. En ella observarás ojeras, marcas de fatiga e incluso más arrugas de lo habitual. Por otro lado, debes recordar que tu piel tiene memoria y por eso existen razones de peso por las cuales no es bueno robarle horas al sueño:

  • Tratamiento nocturno: como la piel es mucho más permeable a lo largo de la noche y absorbe las propiedades más rápido, aprovecha este periodo para realizar el tratamiento pertinente y aplicar cremas que te paute tu dermatólogo.

  • Buena salud: si descansas correctamente, contribuirás a la regeneración celular. Por tanto, como puedes imaginar, dormir el tiempo necesario mejora tu salud tanto por fuera como por dentro. Además, lo notarás también en el brillo natural que conseguirá tu rostro.

estilo de vida en tu piel

 

La relación entre la piel y el estrés

El sistema circulatorio, así como el sistema nervioso central, están estrechamente conectados con nuestra piel. Por este motivo, cualquier problema que tengamos puede repercutir en su aspecto y salud. De hecho, los estados de nerviosismo, ansiedad y estrés liberan gran cantidad de hormonas que producen una vasoconstricción que da lugar a algunas patologías cutáneas como la psoriasis, la alopecia, la dermatitis o el acné.

Si después de leer este artículo estás decidido a llevar un estilo de vida saludable para mejorar el estado de tu piel, en IKIGAI estaremos encantados de ayudarte y asesorarte en lo que necesites sin ningún tipo de compromiso.


Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todas nuestras novedades 📮

Últimos Posts